Fuente: www.expansion.com

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TUE) ha avalado este jueves la norma comunitaria que prohíbe que la publicidad del vino, al igual que la del resto de bebidas alcohólicas, anuncie cualquier tipo de efecto positivo para la salud, con independencia de que sea real o no.

La sentencia se refiere a un litigio entre una cooperativa vitícola alemana y las autoridades del país. Estas se opusieron al empleo de la palabra bekömmlich (saludable, de fácil digestión) en los vinos comercializados por la cooperativa. El caso acabó ante el TUE.

En su sentencia de este jueves, el Tribunal señala que esta declaración, «aun cuando fuera cierta, resulta incompleta» ya que «silencia que, con independencia del buen desarrollo de la digestión, los riesgos inherentes al consumo de bebidas alcohólicas no pueden descartarse en modo alguno, ni siquiera limitarse».

«Por el contrario, al poner de relieve únicamente su fácil digestión, la declaración controvertida puede estimular el consumo del vino en cuestión y, en definitiva, incrementar esos riesgos», resalta el fallo.

«Por lo tanto, la prohibición total de utilizar tales declaraciones en el etiquetado y en la publicidad de bebidas alcohólicas es necesaria para proteger la salud de los consumidores», afirma el TUE.