Fuente: www.expansion.com

La máxima autoridad monetaria de la zona euro ha optado por mantener el precio del dinero en el 0,75%. En la rueda de prensa ha confirmado que comprará de deuda de los países con problemas, tal y como se esperaba. Asimismo, ha indicado que el BCE comprará deuda si España pide el rescate y cumple.

Esta reunión del Banco Central Europeo (BCE) ha levantado mucha expectación por producirse en pleno recrudecimiento de la crisis, entre otros motivos. En este escenario, ayer mismo se filtró que el BCE anunciaría hoy un plan de compra de deuda soberana de países con problemas de forma «ilimitada». Y así ha sido.

Mario Draghi, el presidente de la institución monetaria, ha puesto en marcha este programa de compra de bonos soberanos centrado en emisiones con vencimiento entre uno y tres años, con el objetivo de reducir los costes de financiación de los países de la eurozona con mayores problemas.

Otra de las características de este nuevo programa de compra de deuda, que sustituye por completo al anterior, es que será ‘estéril’ (como también se filtró ayer) para eliminar cualquier tipo de tensiones inflacionistas. Lo que implica que la máxima autoridad monetaria europea tendrá que retirar del mercado todo el dinero que destine a comprar deuda.

Esta nueva versión de compra de deuda servirá además de «barrera completamente efectiva para prevenir escenarios potencialmente destructivos» que pretende acabar con la distorsión que viven los mercados de bonos en los últimos meses y los temores «infundados» de los inversores sobre la irreversibilidad del euro. «Estamos estrictamente dentro de nuestro mandato», ha recalcado el italiano Draghi.

Además, el Consejo de Gobierno del BCE ha acordado «las modalidades de transacciones monetarias» y ha añadido que el programa de compra de bonos, que está enfocado al mercado secundario de deuda, «podría garantizar la transmisión de política monetaria en todos los países de la eurozona».

Condiciones
El punto álgido de la rueda de prensa de Draghi ha sido cuando ha confirmado que impondrá «estrictas» condiciones a los gobiernos que pidan ayuda a los fondos de rescate. Asimismo, el banquero central ha asegurado que el FMI va colaborar para que los países cumplan con las condiciones.

Draghi también ha anunciado que se relajarán los colaterales para la banca, sin dar muchos más detalles al respecto, pues ha anunciado que después daría más información. Todo apunta a que el BCE podría relajar los colaterales que pide a la banca para acceder a las subastas de liquidez.

Aplaza el recorte de tipos
En esta reunión se ha aplazado el recorte de los tipos de interés que reclamaba el mercado. El BCE ha optado por mantener el precio del dinero en el 0,75% un mes más.

Revisa a la baja sus previsiones de crecimiento
El BCE ha dado a conocer hoy sus nuevas proyecciones macroeconómicas de crecimiento e inflación de la zona del euro, tras advertir que la inflación debe volver a bajar del 2% en 2013 y que se prevé que el crecimiento económico de la zona euro siga débil.

En ese sentido, el organismo monetario ha revisado a la baja sus pronósticos de crecimiento. Para 2012 el PIB bajará hasta el -0,4% desde el -0,1% previo. Sus nuevas previsiones sobre la inflación, oscilan entre el 2,4% y el 2,6% para el presente ejercicio, mientras que para 2013 será de entre el 1,3% y el 2,5%, ligeramente por encima de las previsiones de junio

Esta reunión del consejo de gobierno del BCE coincide con la visita al presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, de la canciller alemana, Angela Merkel, en el Palacio de la Moncloa para recabar su respaldo al proceso de reformas