Fuente: www.elmundo.es

Olga R. Sanmartín | Madrid

  • Canarias, Melilla, Valencia y Cataluña registran más rupturas
  • En Extremadura, Castilla y León y Castilla-La Mancha, menos
  • La edad crítica para divorciarse es entre 40 y 49 años
  • Los matrimonios habían durado, de media, un total de 15 años
  • El trámite se resuelve en aproximadamente cinco meses
  • La custodia compartida aumenta dos puntos respecto al año anterior

La crisis económica paraliza todo, hasta las rupturas matrimoniales. No hay dinero para nada y menos para emprender una nueva vida, así que la infelicidad conyugal sobrevive en medio de un futuro de recursos inciertos. Las separaciones han descendido un 4,6%; los divorcios han aumentado un 0,7%, y las nulidades han bajado un 5,7%. Entre unas y otras, las disoluciones matrimoniales han crecido apenas un 0,3% de un año para otro.

Pero en esta situación de estancamiento comienzan a aflorar nuevas realidades: los extranjeros también están separándose. Hasta ahora, la inmensa mayoría de los expedientes correspondía a parejas españolas, pero en 2011 se han incrementado en un 9% las rupturas de los matrimonios con un cónyuge foráneo y han crecido en un 5% las disoluciones de las parejas en las que los dos miembros procedían de fuera.

El Instituto Nacional de Estadística (INE) ha publicado esta mañana los datos que le han facilitado los juzgados de primera instancia e instrucción y de violencia sobre la mujer correspondientes al año pasado.

Hasta 2006, estas rupturas tendían a crecer siempre, pero luego comenzaron un continuado declive y actualmente se encuentran estancadas.

Los divorcios (un total de 103.604 en 2011) representan el 93,6% de las rupturas matrimoniales el año pasado, frente al 6,2% de las separaciones (6.915) y al 0,1% de las nulidades (132).

La mayoría -siete de cada 10- de las separaciones y divorcios fue de mutuo acuerdo, aunque han bajado los divorcios consensuados y han crecido las separaciones de mutuo acuerdo en relación al año anterior.

¿Quiénes?

Normalmente es la mujer la que da el primer paso. En el 48% de los casos la demanda fue presentada por ambos cónyuges, en el 32% por la esposa y en el 18% por el marido.

Los españoles son los que más pasan por el juzgado para finiquitar su unión. Así ha ocurrido en el 85% de los casos. En el 9,5%, uno de los cónyuges era extranjero y en el 5,5%, los dos procedían de fuera. Pero en 2011 han aumentado las disoluciones de foráneos: los de matrimonios mixtos, un 9%, y los que tienen ambos cónyuges no españoles, un 5%.

¿Por qué los extranjeros se separan más?

El abogado Antonio Alberca explica a Elmundo.es que, mientras los españoles están tendiendo cada vez más a constituirse en parejas de hecho, los extranjeros siguen prefiriendo casarse, quizá porque «consideran que el matrimonio tiene más seguridad jurídica» en España. Si hay más matrimonios, lógicamente hay más divorcios.

Por contra, los españoles cada vez se casan menos, por lo que la cifra de rupturas desciende.

¿Y la crisis? «Hay menos divorcios por la imposibilidad de mantener dos hogares«, apunta Teresa de Castro, investigadora del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

El número de matrimonios mixtos también ha crecido mucho en los últimos años, lo que explicaría el aumento de divorcios. Juan Díez Nicolás, catedrático emérito de Sociología de la Universidad Complutense de Madrid, recuerda que una buena parte de estas separaciones podría deberse a las «diferencias culturales» de las parejas mixtas. Y también considera como hipótesis que algunos matrimonios de conveniencia, concertados con el único fin de obtener los papeles, estén empezando a disolverse ya.

¿Cuándo comienzan los divorcios ?

Hay una edad crítica para separarse y divorciarse, que es entre los 40 y los 49 años. Las nulidades, sin embargo, se producen antes: entre los 35 y los 39 años. La edad media de las mujeres en el momento de la disolución es de 42 años, mientras que en los hombres es de 44. Estas edades medias son ligeramente superiores a las registradas en 2010: 42 para las mujeres y 44 para los hombres.

¿En dónde rompen más?

Canarias es el lugar donde la gente menos aguanta en pareja, con una tasa de 2,86 disoluciones por cada 1.000 habitantes. Le siguen Melilla (2,71); la Comunidad Valenciana (2,70); Cataluña (2,63); Baleares (2,61); Asturias (2,55); Madrid (2,40), y Andalucía y Ceuta (2,34).

En cambio, las regiones en las que hay menos rupturas son Extremadura (1,70); Castilla y León (1,76); Castilla-La Mancha (1,78); Navarra y Aragón (1,89), y La Rioja (1,94).

¿Cómo lo hacen?

Por lo menos, el mal trago se pasa pronto. Aunque, este año, la tramitación del papeleo ha ido más lenta que el anterior. La duración media de los procesos de disolución fue de cinco meses, cuando en 2010 fue de 4,8 meses.

El 70% de los procedimientos se resolvió en menos de seis meses. La cifra es ligeramente inferior a 2010 (72%). Mientras, el 9% de las demandas se demoró más de un año, frente al 8% del año anterior.

Los expedientes correspondían a matrimonios que habían durado, de media, 15 años. En el 42% de los casos no tenían hijos.

La custodia de los niños fue otorgada a la madre en el 81% de las rupturas (en 2010, en el 83%) y en el 85% de los casos el pago de la pensión alimenticia correspondió al padre (87% en 2010).

La custodia compartida, por su parte, aumento dos puntos respecto al año anterior. En 2011 se concedió en el 12,3% de los casos y en 2010, en el 10,5%.