Entradas

Fuente: www.expansion.com

El ministro de Economía Luis de Guindos ha afirmado tras el Consejo de Ministros que, dentro de la nueva Ley de Mercado Único, se revisará la obligación de colegiación de profesionales y se mantendrá solo en los casos que sea estrictamente necesario por interés general.

La nueva Ley de Mercado Único, que se aprobará en el primer trimestre de 2013 y llegará a Cortes previsiblemente antes de final de año, pretende fomentar el entorno empresarial y liberalizar la circulación de mercancías y la prestación de servicios en toda España.

De Guindos ha explicado que se homogeneizarán todas las normativas existentes sobre circulación de mercancías y prestación de servicios para que «cualquier empresario español pueda prestar sus servicios» en cualquier parte del país.

El titular de Economía ha puntualizado que así se da cumplimiento a una de las recomendaciones de la Unión Europea (UE) y ha señalado que antes de que termine el año se aprobará un anteproyecto de servicios profesionales para fomentar la competencia y eliminar «barreras injustificadas a profesiones altamente reguladas».

«La ley se aprobará en el primer trimestre», ha indicado el ministro, tras asegurar que revisará la obligación de colegiación y se mantendrá solo en los casos que sea estrictamente necesario por interés general.

También se ha referido al plan de apoyo al pequeño empresario y los autónomos que persigue fomentar el espíritu empresarial y que incluirá medidas para facilitar las aperturas de nuevos negocios o de proyectos de expansión.
De Guindos ha dicho que se crea la figura del Empresario de Responsabilidad Limitada y se contemplarán mejoras en los tratamientos concursales, así como medidas para reducir las cargas administrativas para la apertura o el cierre de un negocio.

También se contemplarán otras para medidas de formación para incrementar el capital humano de pequeñas empresas y alternativas de financiación a pymes diferentes a las bancarias.

El Programa Nacional de Reformas del próximo semestre también incluye la creación de una Agencia Estatal de Investigación y la creación de la Comisión Nacional de Mercados y Competencia, cuyo fin es simplificar los organismos supervisores en mercados como el audiovisual, el del transporte o el de las telecomunicaciones.