Entradas

Fuente: www.expansion.com

El ministro del Tesoro propone un nuevo contrato para animar que las empresas incrementen su plantilla.

George Osborne, ministro británico de Economía, sorprendió hoy a los asistentes a la conferencia del Partido Conservador con el grito de «trabajadores del mundo, uníos». Pero ésta no era una llamada a la guerra de clases sino un mensaje de ánimo a los británicos para que adopten un nuevo contrato laboral por el que el empleado renunciará a sus derechos de indemnización en caso de despido, a cambio de acciones en su empresa.

«Es un acuerdo voluntario a tres bandas», ha explicado Osborne. «La compañía ofrece a sus empleados acciones en la empresa. El empleado renuncia a sus derechos por despido a cambio de nuevos derechos de propiedad. Y el Gobierno no cobrará impuestos sobre plusvalías si las acciones generan beneficios.

Propietarios, trabajadores y Hacienda, todos juntos», remachó el ministro.

Según Osborne, este tipo de contrato es especialmente adecuado para nuevas empresas y para pymes.

El valor de las acciones deberá situarse entre 2.000 y 50.000 libras, y los empleados, además de perder la indemnización por despido, tendrán que renunciar a pedir jornada laboral con horarios flexibles o a reclamar cursos de formación durante las horas de trabajo. Las madres deberán avisar con 16 semanas de antelación la fecha de su regreso al trabajo tras una baja por maternidad, en lugar de las 8 semanas de los contratos actuales.

Las críticas al nuevo contrato no han tardado en llegar, incluso desde la patronal. John Cridland, director general de la organización empresarial CBI, considera que «la opción de poseer acciones es una idea adecuada para un nicho de empresas [como las tecnológicas], pero no para todos los negocios».

Los sindicatos han sido más virulentos. Paul Kenny, secretario general de GMB, considera que «acabar con los derechos de los trabajadores con la excusa de un esquema de entrega de acciones no creará empleos ni creará trabajo».

Otros sindicalistas criticaron la falta de detalle y concreción en la propuesta,
Pese a las resistencias, el ministro del Tesoro quiere que el nuevo contrato entre en vigor en abril de 2013. Las empresas podrán ofrecer sólo este tipo de contrato para sus nuevos empleados, pero no podrán forzar cambios en sus actuales trabajadores.

La intención de Osborne es facilitar la contratación de personas que están en el paro, aunque los últimos datos del mercado laboral, entre mayo y julio, mostraron que el país creó 286.000 nuevos puestos de trabajo. La tasa de paro en el país asciende al 8,1%.

Osborne confirmó en el mismo acto que reducirá en 10.000 millones de libras anuales el presupuesto de subsidios sociales del Gobierno.

Si usted o su empresa tienen cualquier consulta en el ámbito laboral a raíz de lo publicado en este articulo, no dude en ponerse sin ningún compromiso, en contacto con nuestro despacho de abogados. Le atenderemos y resolveremos las dudas planteadas. Puede ponerse en contacto mediante el email: info@abogados-hg.com o bien a través del 912791980.